La llegada de nuevas técnicas de marketing han dejado obsoletas todas las acciones del marketing tradicional o convencional. Por ello, es primordial que como empresario/a te conciencies de que las ventajas del marketing digital son más y mejores para tu empresa que los resultados obtenidos con otras técnicas de marketing. Así pues, en este artículo te exponemos los conceptos básicos que demuestran  la enorme diferencia que existe, y que cada vez se hace mayor, entre el marketing digital y el marketing tradicional. 

Marketing tradicional: costes altos, malos resultados y descontrol

La única meta que tienen las empresas es vender y tener satisfechos a los clientes para que les vuelvan a comprar. Hasta ahí llegamos todos y está todo claro. Pero ¿cómo se consiguen los nuevos clientes?

El mundo empresarial es cada vez más competitivo y esto empuja a las empresas a realizar campañas de marketing continuamente, que puede que no sean las más adecuadas. ¿Has pagado por folletos, por anunciarte en vallas publicitarias o por salir en la prensa la radio y la televisión? Pues debes saber que en la mayoría de los casos has, literalmente, MALGASTADO tu dinero.

Estas formas de marketing, entre muchas otras que no hemos mencionado, están obsoletas. ¿No te lo crees? Te explicamos el por qué a continuación.

Primer problema: la inversión elevada

Antes que nada comentarte que los costes que enunciamos son aparte de los gastos de diseño gráfico, producción audiovisual, maquetación, retoque fotográfica, producción,etc… Que también son muy elevados en la publicidad tradicional.

En primer lugar, las vallas publicitarias. Alquilar una valla publicitaria puede costarte entre 320 y 1.000 euros al mes. Este es un precio muy elevado teniendo en cuenta que el público no se puede segmentar y que ni siquiera tendrás la certeza de que la gente lo verá. Además, si le interesas a alguien que va conduciendo ¿cómo podrá tomar tus datos de contacto si está conduciendo?

Otra de las estrategias de marketing más conocidas es el reparto de folletos. El precio de los folletos depende de su tamaño y de si están hechos en color o en blanco y negro. No obstante, hemos buscado diferentes precios para hacer una media. Así pues, los dípticos cuestan 110 euros de media para 500 unidades, los trípticos 117 euros para mil unidades mientras que los flyers unos 100 euros para 10 mil unidades. Todo ello, sin contar el precio del reparto ni diseño estético y gráfico.

Por último, la publicidad convencional en televisión, prensa y radio. Este tipo de publicidad tiene un precio muy dispar ya que depende de muchísimos factores. No obstante, por norma general ve preparando como mínimo algunos miles de euros, para empezar. Por tanto, resulta inaccesible para la mayoría de pequeñas y medianas empresas.

Como habrás podido observar, la inversión inicial para realizar cualquier estrategia de las mencionadas anteriormente es bastante elevada. Realmente, esto no sería un problema si se cumpliesen ciertos objetivos. Pero ¿se cumplen? ¿Pueden funcionar las vallas, folletos y publicidad convencional para tu negocio? ¿Tendrás alguna forma de medir los resultados? Y,reduciéndolo todo.¿Tiene un ROI positivo?

Segundo problema: la ceguera

Esto nos lleva al segundo problema, que es la incertidumbre que tendrás en los resultados de tus acciones publicitarias y de marketing. ¿Puedes medir cuántos de los folletos repartidos han llegado a las personas? ¿Cuántas personas los han leído? ¿Cuántas de ellas los han tirado sin ni siquiera mirarlos? ¿Cuántos clientes has  convertido tras la campaña?

En el caso de las vallas ¿cuántas personas te ven al día? ¿Cuántas de ellas pueden estar interesadas en tu negocio? ¿Cuántas de las interesadas ni siquiera se habrán parado a leer la valla? Y en la publicidad en televisión, además del desorbitado precio ¿realmente tu anuncio es bueno para captar la atención? ¿Tu spot se diferencia de los demás como para que el usuario se fije en ti? ¿Tienes los recursos para hacer un spot de estas características? ¿ Puedes medir cuantas personas de tu público objetivo lo han recibido, y de éstas cuántas han contactado?

Resumiendo, no puedes calcular la conversión. Ni si quiera puedes crear un embudo de conversión y tener los datos de métrica adecuados. La publicidad tradicional te sumerge en la incertidumbre y ceguera como empresario/a.

Tercer problema: el público no se segmenta

Como bien sabrás, para que cualquier acción en marketing funcione, antes que nada hay que definir al target o público objetivo. Bien, pues esto es IMPOSIBLE en las tres técnicas que hemos mencionado anteriormente. Total y completamente imposible.

En las campañas de publicidad tradicional pagas por mostrarle tus anuncios ,folletos, vallas, etc, a todo el mundo, sin especificación alguna en tu cliente potencial. (Un ejemplo básico y tonto. Si vendes productos exclusivamente para hombres adultos tu campaña la vería todo el mundo, desde mujeres, niños, niñas, adolescentes… Así que estás tirando el 75% del dinero aprox.)

Por todo ello, los resultados que obtendrán estas acciones son, por un lado, mucho peores que en el caso del marketing online y, por otro lado, mucho más confusos.

Ventajas del marketing digital

ventajas del marketing digital

Con el marketing digital puedes segmentar el público al que le llegará tu publicidad

Por tanto, y como solución a los problemas que te hemos explicado anteriormente, están todas las estrategias del marketing digital. Hay una gran multitud de acciones que puedes hacer y que se consideran marketing online.

Desde las promociones en Redes Sociales ultrasegmentadas, el pago por anunciarte con Adwords, la publicidad en cualquier red social, las estrategias de email marketing o los anuncios de App Marketing entre muchas otras.

  1. Lo bueno de estas acciones es que la inversión es mucho menor, desde 5€. No te será necesario gastar varios cientos de euros, sino que podrás elegir el presupuesto que quieras e invertirlo para ver cómo te funciona. Podrás detener, pausar e iniciar la inversión cuando quieras o tener un presupuesto cerrado para que cuando este se agote, la publicidad se detenga.
  2. Todas las plataformas mencionadas permiten que segmentes tu público objetivo. Por tanto, te asegurarás de que tu publicidad llegue a quien tú quieres y a quien verdaderamente pueda estar interesado en tu empresa. Además, esta publicidad le llegará en un momento de ocio y tranquilidad en el que podrá contactar con tu empresa si lo desea.
  3. Por último, y puedo decirte que esto es de lo más importante, puedes calcular los resultados y, por tanto, el retorno de inversión. Las plataformas que utilices para publicitarte te ofrecerán datos de métrica de a cuánta gente le ha llegado tu anuncio, cuántas personas han interactuado, cuántas han clicado… Podrás tenerlo todo bajo control.

Todo esto es fundamental para poder mejorar y saber qué es lo que mejor funciona con tu público. Si haces varios tipos de acciones o diferentes acciones del mismo tipo podrás comparar los resultados. Por tanto, sabrás exactamente cuánto te cuesta cada visualización de tu anuncio, cada clic y todo ello será mucho menos costoso que las acciones de marketing convencional.

Ventaja excepcional, publicidad gratis.

Si tal como lees, el marketing digital ofrece la posibilidad de que los propios internautas compartan tu contenido en sus redes sociales, si ofreces un buen contenido claro. Esto no es más que obtener publicidad gratis exponencialmente, a veces incluso la expansión viral geolocalizada. Hemos realizado un estudio de nuestros clientes y hemos extrapolado el peor resultado de expansión,el mejor, y luego una media.

En el peor de los casos, con una inversión de 100 euros, se han conseguido 30.000 impactos. Repito, en el peor de los casos. En otros ejemplos, hemos observado que se ha quintuplicado esta cifra. Es decir, que con una inversión de poco más de 100 euros se ha conseguido alcanzar a 150.000 personas. Aunque realmente la media es que con 100€ gracias al «share content» se consigan 100.000 impactos al target segmentado con mayor probabilidad de conversión.

Adaptarse o fracasar

De esta manera, podemos decirte con total seguridad que las fórmulas para hacer marketing están cambiando. El mundo de Internet se está llevando todo el mercado de publicidad y tienes dos opciones, o te adaptas o fracasas. No hay más.

El público está en Internet, en las plataformas sociales, en las búsquedas de Google y en las diferentes páginas que tienen banners de publicidad de otras empresas. El abanico de posibilidades es muy extenso y tienes que saber cómo encararlo. Dispondrás de muchas más herramientas que tendrás que saber usar. Pero te repetimos, es la única opción que tienes para triunfar.

De lo contrario, tú y tu empresa quedaréis obsoletos y fuera de juego. Así que pregúntate directamente ¿qué es lo que quieres?

Y ahora, lo importante para ti, aumentar tus ganancias.

¿Te ha gustado el post? ¡Compártelo con tus amigos y ayuda a expandir el conocimiento!